Cuando estaba en la universidad tenía a menudo que escribir reflexiones acerca de la profesión, acerca de la actividad a la que me iba a dedicar una buena parte de mi vida y cada cierto tiempo es conveniente reflexionar acerca de esto, ¿Hacia dónde vamos? ¿Qué se espera de nosotros como diseñadores? ¿Cuál es el aporte que estamos haciendo a la sociedad?

Cuando se está estudiando,  se realizan encuentros, congresos o actividades en torno al quehacer y conversar sobre diseño en sus distintos ámbitos, se exponen casos de éxito, se analizan trabajos del taller, profesores traen a personajes relevantes en cada materia y se está constantemente reflexionando sobre las diferentes aristas que nos competen en la sociedad al ser diseñadores.

Fuera de la escuela, sin embargo, esto cambia, no hay muchas instancias formales que abastezcan las inquietudes sobre diseño, a excepción de ciertas iniciativas que surgen eventualmente  pero que sin embargo no se mantienen a través del tiempo, en el caso de Chile viene siendo Grafiscopio  u Open D | Diseño para todos que han logrado cierta regularidad, también existen círculos que en su mayoría son más bien compuestos por amistades que muchas veces provienen de familias con padres y/o madres diseñadores o bien de alguna otra profesión relacionada con el quehacer en el cual comparten sus reflexiones e inquietudes y van generando proyectos en conjunto, ahora bien, por parte de distintas escuelas de diseño hay esfuerzos por exteriorizar su actividad y posicionar el rol del diseño, a sabiendas que como diseñadores tenemos la responsabilidad de que el común de las personas sepan a qué nos dedicamos y qué es lo que hacemos por ellos/as, esto cuesta, en gran parte debido a la situación de nuestros países – hablando de países latinoamericanos-  que en la mayoría de los casos atraviesan por crisis a causa de carencias en niveles fundamentales de la vida tales como la salud o educación, siendo este último clave para comprender que tampoco existe una consciencia sobre la relevancia e importancia del diseño en la sociedad, en cómo el diseño aporta a la vida de las personas y se mantiene latente pero invisible para muchas personas.

Pocas personas se preguntan ¿Dónde está el diseño? seguido de observar a su alrededor, partiendo desde la ropa que les viste hasta el instructivo del hospital, tampoco que puede ser un aspecto a evaluar en la decisión de elección de un candidato político, por cómo este se comunica, estos son solo pequeños ejemplos, porque las combinaciones son, me atrevo a decir, infinitas.

Pese a lo anterior, la tecnología aporta mucho a tener consciencia y reflexionar sobre el diseño, quienes usamos aplicaciones para móviles -digo quiénes puesto que este es otro punto crítico a tener en cuenta, cuando se habla de tecnología se tiende a incluir a todas las personas, generalizando, dejando de lado a grupos con capacidades diferentes o personas de tercera edad- sabemos que muchas veces seleccionamos una aplicación  en primera instancia por su estética, por sus colores, por sus formas visuales, cómo se expresan, lo que nos permite tener cierto discernimiento y conocimiento sobre un uso apropiado del diseño, a su vez y para este mismo segmento, que es una cota de la población total de personas, han surgido plataformas de educación digital que están relevando disciplinas específicas del diseño, antes muy difíciles de encontrar en la educación formal, todo esto junto con iniciativas puntuales de la agenda cultural de cada localidad, secciones en periódicos o revistas de diseño y decoración, componen el escenario de lo que se aborda en cuanto a diseño en Chile y varios países latinoamericanos – hay excepciones como Argentina, donde el valor y consciencia del diseño es mayor – esto afecta a todas las esferas de un país, porque y volviendo al ejemplo de un candidato político, un aspecto básico que dice mucho de su profesionalismo para el puesto que ostenta, es una mínima preocupación por su comunicación, por los colores que escoge, por seleccionar una fotografía nueva en cada campaña, la calidad de esta fotografía, el mensaje comunicacional  ¿Es igual al de los otros? ¿Es adecuada su forma de comunicarse? ¿Hay coherencia con su mensaje y lo que proyecta? sería tema para un próxima ocasión analizar las campañas políticas desde el punto de vista del diseño, también si tienes un negocio de cualquier rubro, cuando estuve en Buenos aires, me sorprendí al ver que las fruterías o verdulerías, tenían sus productos limpios, ordenados, incluso armando figuras, ordenando por color, estantes de distintos tipos y formas, letreros cuidadosamente logrados, o si eres un profesional del área que sea, querrás tener tu propia marca o si conformas una asociación, querrás proyectar tus propios valores tal vez a través de un vídeo o un sitio web, que tendrán personajes ilustrados y animados; los casos son innumerables, podemos continuar durante largo rato analizando y reparando en la multitud de casos en que el diseño cumple un rol fundamental ¡es más! mi invitación contigo es justamente a eso a que dialoguemos de diseño, a que pienses todos esos casos donde ves que el diseño está presente, porque en este sector del mundo aún estamos en ese nivel básico del diseño en asumir su existencia y relevancia, que se tome plena consciencia de su valor y trascendencia, hacia allá vamos y de nosotros diseñadores/as se espera que con nuestro quehacer democraticemos el diseño, eduquemos y retiremos el velo sobre la realidad del diseño, que está en todas partes y es un pilar más de nuestras vidas.