Probablemente una oda más a la perfección, partiendo por una singular preocupación por la gráfica derivada de la estética cuidadosamente realizada, desde cada detalle, pasando por la caracterización de personajes que mantienen la línea del drama y la comedia sin deslindarse de ninguno de los dos, si por lo visual fuera todo, la trama del guión de aquellos que procuran no dejar ningún cabo suelto, manteniendo puntos claves constantes sin abandonarlos a lo largo de los capítulos. Una joyita.